parónimas

¿Qué son las palabras parónimas?

Las palabras parónimas, parejas disparejas del español.

En el español existen distintas categorías para diferencias las palabras. Entre esas distintas agrupaciones, tenemos, por un lado, las palabras homófonas, que son las que pronuncian igual, pero se escriben diferente, como cocer y coser; tenemos las que se escriben y se pronuncian igual, pero con diferente significado según el contexto; estas las conocemos como homónimas, como vela y vela, que puede ser tanto la vela de un barco o una vela de cera para alumbrar.

Existe otro grupo de palabras llamadas parónimas. Estas palabras se asemejan en pronunciación y en escritura, incluso, pueden estar relacionadas etimológicamente, pero sus significados son muy diferentes. En algunos casos la diferencia entre ellas puede ser un acento, como en hábito y habitó, en otros, una vocal o una consonante. Son tan parecidas que es fácil confundirlas.

Algunos ejemplos de parónimas:

infringir e infligir

salubre y salobre

Gravar y grabar

inerme e inerte

antología, apología y analogía

impune e inmune

perjuicio y prejuicio

íntimo e ínfimo

espiar y expiar

¿Cómo evitar confundirlas?

Muchas veces es el contexto el que nos indicará qué palabra debemos usar. En otras, consultar el diccionario es la mejor recomendación, pues, si bien, es difícil confundir afecto con efecto, en algunos otros casos la diferencia no es tan obvia, como, por ejemplo, vaguido, vagido y vahído.

Vaguido/váguido: Se aplica a quien padece un vahído.

Vahído: Desvanecimiento, malestar.

Vagido: Llanto de un recién nacido.

Recuerda, las palabras que se parecen, pero cambia una letra, un acento, se llaman palabras parónimas.

¿Qué otros ejemplos de parónimas recuerdas?

Comparte si el artículo te pareció interesante.

Síguenos en Facebook para más consejos.

 1,622 total views,  1 views today

You may also like

Leave a comment

cinco × cinco =

Envíanos un mensaje.
Call Now ButtonLlámanos