Mitos que nos enseñaron en la clase de español. Primera parte

¿Cuántos veces nos dijeron que las comas son para respirar y que las mayúsculas no se acentuaban? Desentrañemos estos y otros mitos del español.

Es en la educación básica cuando adquirimos muchos de los conocimientos que nos acompañarán durante nuestra vida. En esa etapa aprendemos sobre los héroes nacionales, a sumar, la clasificación de los reinos de la naturaleza y a leer y a escribir en la clase de Español. Siendo niños, dábamos por sentado que lo que nos decían era completamente cierto, aunque algunas veces no lo fuera. Veamos algunas de estas enseñanzas que creímos correctas y en realidad no lo son.
  1. Los signos de puntuación sirven para respirar

Uno de los mitos más difundidos es que, cuando se lee, los signos de puntuación sirven para tomar aire. Funcionaría si un fumador empedernido respirara al mismo ritmo que un maratonista. La función de los signos de puntuación es darle claridad a las ideas. Imaginemos respirar en cada coma del siguiente ejemplo: Como te había relatado en mi otra carta, (respira) querida tía, (respira) fui al mercado. En el local de don Julio, (respira) ¿lo recuerdas?, (respira) compré naranjas, (respira) sandías, (respira) peras y manzanas. (respira). Hiperventilación segura.

 

las comas no son para respirar

Conclusión: La colocación de los signos de puntuación se rige por varias reglas, pero no por la capacidad pulmonar del lector.

 

  1. Las mayúsculas no se acentúan

Este mito no fue igualmente popular en todos los lugares de habla hispana y se ha ido olvidando. Se cree que nació a causa de las máquinas de escribir, que no permitían colocar acentos sobre las mayúsculas, o que las máquinas fabricadas en países de habla inglesa no tenían la tecla del acento. Cualquiera que fuera el origen de este mito, nunca ha existido una norma que dicte que las mayúsculas no se acentúan.

las mayúsculas siempre se acentúan

Conclusión: Las mayúsculas se acentúan cuando es necesario. África, Óscar, MÉXICO.

 

  1. El orden de las oraciones siempre debe ser sujeto, verbo y predicado.

La construcción de oraciones SVO -sujeto, verbo y objeto- es una forma común de construir oraciones en las lenguas romance, aquellas que son de la misma familia del español; como el italiano y el portugués. Si bien este orden da claridad a las ideas, no es la única construcción que utilizamos para redactar oraciones.
  • Juan encontró un tesoro. SVO.
  • Arrestan a delincuente en transporte público. VSO.
Es una figura muy común en el periodismo. Aunque al delincuente lo arrestaron antes de escribir la nota, o sea, es un hecho pasado, el verbo en presente y al inicio de la oración le da actualidad a la noticia.
  • De la beldad de Laura enamorados los cielos. OSV.
Aquí sor Juana Inés de la Cruz utiliza una construcción diferente. Otro orden podría ser: Los cielos (estaban) enamorados de la beldad de Laura. Aunque sean las mismas palabras, no es la misma intención. (Perdónanos, sor Juana).

sor juana inés

Conclusión: El orden de una oración puede variar. Al hablar lo hacemos constantemente.

En la siguiente entrada, veremos la segunda parte de mitos que nos enseñaron sobre el español.
¿Recuerdas algún otro? Escríbelo en los comentarios.

 579 total views,  1 views today

You may also like

Leave a comment

cuatro × 3 =

Envíanos un mensaje.
Call Now ButtonLlámanos